Espacio

burbuja

 

 

 

 

 

Era allí donde se formulaba su viaje deseado,
donde los esquemas vitales se desmontaban
y los círculos sólo se cuadraban excepcionalmente.
Espacio entre los espacios, su particular lugar.

Como todo en la vida era una cuestión de elección;
dos bandos enfrentados totalmente antagónicos.
Cada uno con sus atractivos, cada uno con sus mezquindades.
La idea del equilibro siempre había sido un mero delirio.

Despertares sin los buenos días, sin sonrisas crecientes;
no más noches sin aquellos preciosos besos póstumos.
Ya no habría que buscar aquel calor humano bajo las sábanas,
ahora la suerte sería única y libre; quizás estrellada.

Pero la posible renuncia a su propia esencia era el tormento a aniquilar.
La misión era de alto rango; y el sacrificio podía merecer la pena.
¿Por qué siempre habría daños colaterales y damnificados?
‘En la guerra y el amor todo vale’, o eso se decía…

La estampa se preveía cruda y las lágrimas se precipitaban,
como el que se anticipa sabio al arrepentimiento,
ante un desenlace de tinieblas, por fin..

En cualquier caso, siempre le quedaría la satisfacción de lo aprendido,
la opción de recurrir siempre a la memoria, al recuerdo del tacto
de sus manos, de los abrazos guardados…

Anuncios
Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El cambio

el-cambio

 

 

 

 

Con paso firme avanzaba voluntarioso
por aquel camino incierto, pero hermoso.
Al principio se había detenido a reflexionar,
sobre aquellas preguntas recurrentes.

Tenía la posibilidad de abrazar el tiempo,
anidar aquel cariño naciente.
Cada día, las rutinas, eran un regalo
muchas veces antes ignorado.

Únicamente pensaba en crecer,
con todo lo aprendido y desaprendido.
Tan sólo un único destino;
el mañana esperaba ilusionante.

Para entonces todas sus neuras quedaba atrás,
los viejos fantasmas se habían tornado en consejeros.
Y la satisfacción de saberse dueño y señor de su propia vida
le proporcionaba aquella sonrisa natural, recién llegada.

Ella tenía gran culpa. Mucha de hecho.
Sin saberlo, ella había sido la gran instigadora del cambio.
El poder cautivador de la espontaneidad y la nobleza,
la magia de lo simple en lo complejo.

Aquella noche, bajo un cielo de paja,
con las estrellas como testigos,
él le prometió amor honesto,
ella su corazón.

Para M

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Fantasmas

1190818714_59b75ec2c2_b

Cómodo entre toda aquella naturaleza invisible
calmo y quieto sin levantar sospechas.
Allí se encontraba entre tanta luz y movimiento,
albergando expectativas de contacto casi improbables.

Arrastraba su pecado, como el resto de su especie,
y su único plan era prevalecer y sobrevivir al olvido.
Era el castigo devastador de una herencia maltrecha.
Era un carácter forjado en la penumbra más fértil.

La magia de la imperceptibilidad quedaba al descubierto,
y para él, el misterio estaba en lo evidente y palmario.
Gozar del roce del agua al brotar, doler con el clavo ardiente.
Encontrar electricidad en los sonidos que le envolvían.

Nacen sin querer para dar sentido cualquier otra vida.
Viven bajo el yugo del desconocimiento y el rechazo.
Se alimentan de historias ajenas disfrazadas de medias verdades.
Y se extinguen con el caer de las flores, sin avisar.

Vagan por las calles, silenciosos.
Con cadenas que anuncian resignación.
Y mientras los días persistirán sin ellos, sin melancolía,
por su esencia, minúscula e intangible.

Pero su tesoro es incalculable y poderoso,
En sus entrañas ruge todo aquel amor guardado.
Desperdiciado y condenado en el vació habitado,
buscando un ser valiente sobre el que posarse.

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Estrellas frugales

frugal

 

 

 

 

Como los surcos en la tierra arada,
surgen así los caminos divergentes.
Con futuros gobernados por la incertidumbre.
Así son esos caminos, aquéllos que creemos que forjamos.

Fue así como aquella noche que atendía a otras historias,
quedó señalada en su particular efemérides.
Ésa que recuerda uno de esos instantes fronterizos,
entre el antes de…, y el después de

Bajo aquel cielo descuidado, y vestidos todos para la ocasión,
todo acontecía como debía, sin dejar jugar a la improvisación.
Ellos se prometían amor eterno y esas cosas…
El resto era testigo del siempre presumible ritual.

Todo cambió después del sí quiero, al saberse juntos de por vida;
dando paso a la obligada fiesta y alegría; al resto de sus días.

Y fue entonces, lejos del protagonismo,
cuando dos miradas desconocidas se entrecruzaron sin querer.
O así quería él imaginarlo, para fantasear todo aquel tiempo restante,
con lo que hubiera podido ser y nunca sería,
porque de hecho nunca pudo ser.

Pero quiso el mordisco envenenado de la oportunidad,
regalarle una ocasión más, a solas, mirada frente a mirada.
De esas a las que se agarra el posterior recuerdo,
para seguir confabulando sobre sueños imposibles.

Apenas ciento veinte minutos de complicidad.
La conexión había sido tan auténtica como fugaz.
Sin duda una prueba de su equívoca incredulidad.
Sin duda la prueba irrefutable de la necesidad de esperanza.

La malentendida religión de la diosa causalidad
nos somete a una vida de siembra y sacrificio,
mientras a escondidas la casualidad sonríe,
esperando su momento de gloria.

Y con el legítimo pretexto de la felicidad,
recogió aquel recado casual
de aquello en lo que siempre quiso creer.

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Diez años más…

tiempo

 

 

 

 

Agosto abrasaba; los días eran aún más pesados si cabía,
y esa noche se proponía viajar desde el sofá.
Se vislumbraba un viaje emocionante y vertiginoso,
de esos en los que la mirada tan sólo va en línea recta.

Toda su rutina iba a quedar atrás por un rato.
Toda esa pesadez acumulada en su cuerpo y pensamientos.
La imaginación era un lujo que no se había permitido,
pero la fuerza de su psique era entonces una guerra perdida.

De repente ahí estaba, diez años más tarde…
En el mismo maldito sofá, colocado debajo de aquel cuadro pasado de moda.
Sin embargo él había envejecido el doble, y su barba delataba dejadez.

Su amado compañero de cuatro patas era ya un recuerdo más,
y la casa no presentaba grandes cambios, más allá de aquella sórdida atmósfera.
Diez años podían haber sido la mayor condena que cumplir…

Eso sí, su soledad era otra bien distinta; ahora era su fiel compañera,
y no iba a permitir que nada ni nadie se interpusiera.
El deseo de hallarla se había convertido en su obsesión,
y ahora ya casi rayaba en el desprecio absoluto por la vida.

Apenas recordaba el significado del verbo compartir,
y recurría a la bebida para dialogar consigo mismo.
Incluso su capacidad observadora y anotadora había mermado;
ahora con suerte prestaba atención a algunas voces de su cabeza.

Diez años más tarde la vida seguía teniendo el mismo (sin)sentido.
Diez años más tarde su angustia era ahora apatía.
Diez años más tarde aquellas preguntas ya no esperaban respuestas.
Diez años más tarde la única esperanza era el paso del tiempo.

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Solitud

SOLITUD

Un nuevo albor nacía calmo y silencioso,
después de aquellos que precedieron…, amargos.
Y aún antes de esos, otros que albergaban visiones,
aquellos de las grandes esperanzas escritas y selladas.

Abrazado a aquel retiro emocional forzado,
perdido en sus planes de vida, ahora ya quebrados;
se convirtió entonces en náufrago de sus sueños,
esos que un día dibujó en nubes de ilusión compartida.

El ansia de sobreponerse a aquel tormento,
junto con la búsqueda del autogobierno,
vestían los días extraños que apenas se asomaban,
anunciando nuevos espacios de pensamientos.

No tardó en acariciar aquella soledad incipiente,
que le retornaba el cariño por momentos,
en forma de silencios ensordecedores,
acompañados de alguna lágrima tardía, pero serena.

Comprendió que debía de sobrevivir en aquel estado,
bautizarlo con otro significado, de un modo pacífico…
Aprender nuevos latidos, más interesados, quizás avaros…
Sentir al sigilo de canciones evocadoras, sin lastimarse…

Había tardado años en encontrarse…
Por el camino ya sólo restos en forma de recuerdos.

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Mentiras

grieta

Hubo un tiempo inmaculado de sueños pendientes,
hubo un planeta de color verde e ilusiones inalterables.
Fue aquella una educación edulcorada y manipulada,
fueron días de burbuja y falsas certezas.

La inocencia imperturbable jugaba al escondite,
siempre protegida por el dulce manto maternal.
Y mientras, crecían aquellas verdades universales,
poderosas, firmes y generosas en nobleza y optimismo.

Pronto aparecieron los primeros desconciertos,
pronto la vida se manifestaría canalla y desalmada.
El mundo de las ideas y los conceptos incorruptibles,
vs. la realidad de mierda danzante y sonante.

Y llegó el paradigma de todas las mentiras.
El estreno del romanticismo más comediante,
momentos de labios morados sobre papel reciclado,
de abrazos y carantoñas primerizos y embriagadores.

Para entonces el (des)amor le había atravesado el alma,
convertido en un ser inerte y perdido,
víctima de aquel estado de creencias impolutas.
Era su cita con el dolor, su lucha espiritual…,
esa donde la sed de amor y venganza se entrecruzan.

Frágil criatura proyectada en una pantalla de convencionalismos,
dispuesto a venderse por sucedáneos del querer,
para luego vivir subyugado con lazos de rosas y espinas.
Era la gran rueda de la existencia, obscena y vulgar,
que le atrapaba y envolvía bajo un mantra embustero.

Acabó por declarar su solemne intención de no lamentarse más…
Se prometió fidelidad, respeto y honestidad…
Vertió todo su desprecio, y maldijo la vida mentirosa…

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario